Daños estéticos

23/03/2017

Esta entrada es breve y va dedicada a los daños estéticos irreparables producidos en toda una generación por las letras del WordArt y del Powerpoint. La amenaza continúa.

Iba a empezar con una imagen, pero no lo hago por respeto a los derechos fundamentales de la humanidad. Como pista, diré que, entre otros, muchos colegios públicos usaron estas letritas a mala idea durante décadas y que ahora muchos de estos colegios, dándose cuenta del mal que han causado a la especie y a sí mismos, han abrazado el sentido común, han elegido una tipografía bonita, o simplemente sensata, para sus webs y de paso han evitado sanciones penales. También podríamos hablar de los calendarios de talleres mecánicos, pero eso, bien pensado, solo añadiría dolor al dolor.

En un mundo en el que se puede publicar online cosas normales, ¿por qué hay quien sigue optando por la estética del PC-kitsch? Amarillo sobre verde sobre rosa sobre marrón, letras ribeteadas, recuadros coloreados, fondos chillones, palabras curvadas o en relieve y, sobre todo, la mezcla de todo ello, es un no parar. A veces hasta se mueven. Miras una pantalla de esas y es que te bajan las defensas.

Si padeces este síndrome destructivo y sabes reconocerlo, habrás dado el primer paso para solucionarlo. Si, por el contrario, piensas que tu web está chulísima,  no va a ser fácil ayudarte. Puedes, eso sí, realizar el TAF (Test para Amantes de lo Feo), un test que detecta, aun no sospechándolo tú, si eres altamente hortera y perjudicial para la estética del universo.

El objetivo del test es desterrar estas prácticas antes del 2050, año en el que se calcula que podríamos encontrarnos recibiendo, con estos pelos, las primeras visitas oficiales de ciudadanos extraterrestres. Es importante para la humanidad dar una imagen digna para esa fecha y en el proyecto participan, en una lucha contrarreloj, todos los países miembros de la ONU. Debe tenerse en cuenta que los creadores del WordArt ya están encarcelados, pero está resultando mucho más difícil atrapar a las personas que se obstinan en seguir utilizándolo.

Además, diferentes empresas tecnológicas, de forma altruista, han sacado al mercado productos que te permiten, incluso no queriéndolo, componer textos estéticamente aceptables. Están por todas partes y nada, hay gente verdaderamente perversa que sigue utilizando WordArt. El Mal no conoce límites.

Hay incluso docentes que proponen a su alumnado utilizar WordArt diciéndole que se trata de “nuevas tecnologías” o cosas parecidas. Estos letreros y páginas web creados e introducidos de forma clandestina en el aula se contagian paulatinamente al entorno familiar y crean un profundo desasosiego que conduce pronto a la aparición de pautas antisociales y a la pérdida del sentido del gusto. Un 86% de la gente que ha visto todas las ediciones de Gran Hermano, por ejemplo, confiesa visitar regularmente webs y powerpoints creados con WordArt.

Con eso os lo digo todo.

Estamos en una emergencia: si conoces a alguien con este problema, puedes actuar. Dale el teléfono de WordArt Anónimos, pero no hables de cura, de adicciones ni de dramas sociales. Dile simplemente que allí va a poder ver unas tipografías que le van a encantar. WordArt Anónimos hará lo demás.

(Nota: el autor incluye un ejemplo al final de la entrada, declinando toda responsabilidad sobre posibles daños psicológicos derivados de la visión del recuadro situado a la izquierda.)

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: