Aprender gracias a la ópera

25/04/2011

Hace dos semanas me entrevisté en Nueva York con Denise Grande, directora del departamento de educación del Metropolitan Opera Guild de Nueva York. Uno de sus principales proyectos se centra en la colaboración con colegios. Es algo que llaman opera-based learning, es decir, aprendizaje a través de la ópera, y tienen mucha información en este enlace.

Los profesores que se involucran en este proyecto forman un equipo y proporcionan a sus alumnos una forma de aprender en la que la integración de la creatividad en el currículo produce mejoras notables. Sin embargo, para cambiar la forma de aprender de sus alumnos, los profesores deben cambiar su forma de enseñar y hacer algo así en solitario es difícil. La colaboración con otros docentes facilita en parte el trabajo y repercute positivamente en la formación de los docentes, que rebasa el concepto de “curso” y se acerca más al de grupo de trabajo.

El Guild ha recibido hace poco una ayuda de un millón de dólares del Departamento de Educación para el desarrollo y diseminación de este modelo educativo durante los próximos cuatro años. No está mal.

Me ha alegrado ver muchos puntos en común con nuestro proyecto LOVA en España. Me gusta pensar que LOVA huye del cliché de un método determinado. Gracias a la comunicación entre docentes que encuentran distintas herramientas en la creación de una ópera, LOVA se convierte en un enfoque versátil susceptible de ser utilizado por distintos docentes en contextos diversos y de establecer conexiones abiertas con otras formas de entender la enseñanza. David Dik, anterior director de educación del Guild, decía que con Creating Original Opera se había enseñado una receta y que lo interesante era enseñar a cocinar. Me gusta esa idea.

Anuncios

4 comentarios to “Aprender gracias a la ópera”


  1. Estamos cocinando, Pedro, toda la tarde cocinando con Laura, que si los compositores están verdes, que si la salsa de los escenógrafos no traba, que si el guión está poco hecho, que si falta sal y pimienta en la tesis, que si hay que bajar o subir el fuego. Vamos, que estamos hechos unos cocinillas.
    No hecho en falta el millón de dólares, me cabrea la nula sensibilidad de los políticos de este país con la innovación y los proyectos capaces de cambiar a los profesores y, de paso, la escuela anquilosada que tenemos.

  2. mary ruth mcginn Says:

    Para aprender como cocinar, tenemos que ponernos dentro del fuego y ver de cerca cuales son los ingredientes de la receta. Tenemos que olerlos, saberlos y tocarlos. Tenemos que explorar y mezclarlos. Tenemos que saber como se relaciona cada uno a otro. Tenemos que conocer con familiaridad cada uno. Y después, después de todo esto, podemos preparar y servir un plato que puede facilitar todo el mundo la digestión del entendimiento de la enseñanza y el aprendizaje real.

  3. Anónimo Says:

    Gracias a vuestro proyecto LOVA, HE INICIADO EN MI CIUDAD UN PROYECTO DE EDUCACIÓN SOCIAL CON LA MÚSICA… MUCHISIMAS GRACIAS …. Concha… mi correo es lavellamares@yahoo.es


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: